La catedral compostelana cuenta con una larga tradición musical. Ya en el siglo XII el Codex Calixtinus recopila piezas escritas a una, dos, e incluso tres voces y destinadas a la liturgia del Apóstol Santiago. Las primeras referencias a la existencia de una capilla musical aparecen en el renacimiento. Se sabe que en siglo XVI, además del coro de canónigos  que cantaba canto llano, había cantores profesionales y niños de que interpretaban polifonía. Pronto los instrumentistas o ministriles fueron admitidos para tocar instrumentos de arco y soplo en una capilla de la que tradicionalmente ya formaban parte dos organistas. Este grupo de músicos era dirigido por un maestro de capilla. En el siglo XVII varios compositores se sucedieron en dicho cargo hasta llegar a José de Vaquedano, uno de los músicos más importantes del barroco español, parte de cuyas obras se conservan en Santiago y que permaneció en la ciudad hasta su muerte en 1711. En el siglo XVIII estuvieron al frente de la capilla prestigiosos compositores, como demuestran los puestos que algunos ocuparon después de su estancia en Santiago: Antonio Yangüas, por ejemplo, fue nombrado catedrático de música en Salamanca, y tanto Diego Muelas como Pedro Rodrigo obtuvieron el magisterio del convento madrileño de la Encarnación. Las obras de estos maestros se mantienen, en general, dentro del estilo barroco, pero algunos de sus rasgos  sugieren ya una futura evolución de corte clasicista. En el estilo clásico destacó el gran compositor Melchor López, que sucedió al italiano Buono Chiodi en 1783 y se mantuvo en su puesto hasta su fallecimiento en 1822. Ya finalizando el siglo XIX, la catedral contó con la valiosa aportación musical de Santiago Tafall, aunque éste sólo fue maestro de capilla entre 1895 y 1898. En el siglo XX merecen especial mención los magisterios de Manuel Soler, Nemesio García Carril y Xavier Méndez.

Actualmente, la música vocal polifónica sigue siendo aceptada por el Concilio Vaticano II (SC 116). En general, la función de los coros o scholae cantorum es altamente valorada por la Iglesia (SC 29), especialmente en las catedrales: Consérvese y cultívese con sumo cuidado el tesoro de la música sacra. Foméntense diligentemente las "Scholae cantorum", sobre todo en las iglesias catedrales (SC 114).

Por ello, la catedral compostelana desea conservar y dar a conocer el tesoro sacro-musical heredado, favoreciendo la vigencia de la tradición y alentando el uso de música nueva en un repertorio equilibrado, en el que lo histórico y lo actual convivan en perfecta armonía. Tal deseo se materializa con la actividad de la Capilla de Música (coro de adultos e instrumentistas) y en la Escolanía Ángeles de Compostela (coro infantil), que ayudan a solemnizar la liturgia catedralicia.

Capilla de Música

Desde 1988 la Capilla de Música canta bajo la dirección de Miro Moreira, experimentando ésta una profunda remodelación y desarrollándose como coro mixto. Su principal objetivo es cantar en los actos de culto de la catedral  y favorecer  la participación de los fieles en las celebraciones. Dentro de un repertorio cuidadosamente seleccionado destaca la transcripción, interpretación y grabación de obras de insignes maestros de capilla compostelanos, así como promover la creación  y el estreno de nueva música para la liturgia catedralicia.

Escolanía Ángeles de Compostela

La Escolanía Ángeles de Compostela, fundada por Mariano Pérez Gutiérrez  poco después de su nombramiento como maestro de capilla en 1964, proporcionó a muchos niños compostelanos su primer contacto con la música. Dedicado sobre todo a solemnizar la liturgia de la catedral, el coro pronto siguió una brillante trayectoria, por ejemplo participando con gran éxito en el prestigioso certámen de Loreto (Italia) y cantando en aquel santuario una misa transmitida por Eurovisión a toda Europa en abril de 1968. En la actualidad la escolanía está integrada por 20 niños y niñas, siendo dirigida desde su refundación en 2008 por José Luis Vázquez. Además de actuar regularmente en la liturgia catedralicia también el coro participó en acontecimientos tan relevantes como fue la visita a Santiago del Papa Benedicto XVI en 2010 (conjuntamente con la Real Filharmonía de Galicia) y en numerosos actos organizados por Ayuntamiento de Santiago, el Consello da Cultura Galega, la Xunta de Galicia, etc.

Coro cardenal quiroga

El coro “Cardenal Quiroga” de la Catedral de Santiago, fundado en el año 2015 por iniciativa del Cabildo, viene a sumarse a la amplia oferta musical de la Catedral y de la que ya formaban parte la “Capilla Musical” y la “Escolanía”. Formado en la actualidad por 43 miembros, pretende solemnizar las celebraciones, fomentar la participación de los fieles en las mismas y, también, completar el panorama coral existente en la ciudad. En su todavía corta existencia, aparte de sus actuaciones en la Catedral, ya lo hizo en programas de la TVG como “Polo camiño da fe”.

 

Además de la polifonía, en la catedral compostelana se practican los otros dos los géneros de música vocal mencionados en el Concilio Vaticano II, esto es, canto gregoriano y el canto religioso popular.

La Iglesia otorga al canto gregoriano el primer lugar en las acciones litúrgicas, reconociendo que se trata del canto propio de la liturgia romana (SC 116). En  ocasiones los cantores catedralicios interpretan algunas piezas: antífonas en ciertas procesiones y otros cantos en el transcurso de la misa, incluyendo varias secciones del ordinarium. También en las vísperas solemnes del apóstol Santiago (24 de julio) se cantan fragmentos gregorianos (antífonas, salmodia, Salve Regina, etc.)

El canto religioso popular, debe fomentarse con el objetivo de que resuenen las voces de los fieles tanto en ejercicios piadosos como en la misma liturgia (SC 118). El canto debe ser, pues, un medio para fomentar la participación activa del pueblo en la liturgia (SC 30, 113, 114, 121).

Cumpliendo lo prescrito por la Iglesia, es el canto religioso popular es el que predomina en la liturgia de la catedral, superando a los demás géneros en número de piezas programadas, de modo que los peregrinos y demás fieles puedan expresar su fe por medio de la oración cantada. 

El sonido del órgano, denominado expresamente por el Concilio Vaticano II órgano de tubos y definido como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas, debe elevar las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales (SC 120).

El cabildo compostelano concede al órgano catedralicio una gran importancia, tocándose diariamente en la misa del peregrino (12 h.), en la misa vespertina (19.30 h.) y, en general, en todas las solemnidades, fiestas y celebraciones especiales que tienen lugar en el templo. Su uso atiende a la necesidad tanto de acompañar el canto de los fieles y del coro como de hacer sonar piezas solísticas.

El órgano actual fue construido por la empresa Mascioni (Cuvio-Varese, Italia) en 1977. Se trata del único instrumento de esta firma instalado en España. El concierto inaugural (17 de marzo de 1978) estuvo a cargo del alemán Erich Arndt, entonces organista de San Pedro de Roma.

El órgano está dividido en dos cuerpos situados a ambos lados de la nave central. Las cajas barrocas que lo contienen fueron talladas por Antonio Alfonsín y Miguel de Romay a comienzos del siglo XVIII. Aunque el instrumento incorpora algunos tubos de órganos anteriores (tanto en la fachada como en el interior) debe considerarse como una obra nueva, ya que la mayor parte de la cañutería y todos los demás elementos se deben a Mascioni. Los secretos son de correderas y la tracción es electro-mecánica. La disposición de los juegos correspondientes a los tres teclados y al pedalero en las cajas es la siguiente: gran órgano (II) y recitativo–expresivo (III) en el lado del Evangelio y positivo (I) y pedalero en el lado de la Epístola. La consola contiene numerosos accesorios a disposición del organista: placas, botones, pedales de pistón reversible y pedales basculantes. Dichos elementos sirven para fijar o anular combinaciones ajustables, activar o desactivar grupos de juegos, unir dichos juegos cuando pertenecen a teclados distintos, poner en funcionamiento el crescendo general, el tutti, etc. En junio de 2005 fue reformada por Mascioni la tracción del órgano incorporando un combinador electrónico cuyo software puede almacenar 3 crescendi programables y 2490 combinaciones que pueden ser copiadas en tarjetas de memoria. Dichas combinaciones pueden ser activadas sucesivamente con dispositivos de avance y retroceso durante la interpretación.

Actualmente, los músicos encargados de hacer sonar el órgano catedralicio son Manuel Cela  y Adrián Regueiro.

Órgano Mascioni - Disposición

 

Maestros de capilla (época barroca):

MAESTROS DE CAPILLA (ÉPOCA posconciliar):

órgano (registraciones):

Órgano (repertorio litúrgico: misa, adviento semana santa, pascua):

 

 

 

LIBROS Y PARTITURAS

ALÉN, Mª P.: Historia da Música Galega. Cantos, Cantigas e Cánticos. A Nosa Terra, 1997.

ALÉN, Mª P.: La Capilla de Música de la Catedral de Santiago de Compostela. Ediciós do Castro, 1995.

BRESCIA, M. (Ed.): Libro de Órgano de Melchor López (1781).Consorcio de Santiago, 2011.

CAMPO OLASO, S.: La Escuela Echevarría de Organería en Galicia en El Órgano del Real Monasterio de Santa Clara de Santiago: Historia y restauración. Goetze & Gwynn, 2005. Págs. 17-135.

CANCELA MONTES, B.: Santiago Tafall. Un Músico Compostelano en los Albores del Galleguismo. Alvarellos, 2010.

CELA FOLGUEIRAS, M. J. y LÓPEZ FARIÑA, M. A.: Mariano Tafall y su Obra. Xunta de Galicia, 1996.

CELA FOLGUEIRAS, M. J. y LÓPEZ FARIÑA, M. A.: Órgano, en Gran Enciclopedia Galega Silverio Cañada. Vol. XXXIII. El Progreso-Diario de Pontevedra, 2003. Págs. 161-166.

DÍAZ Y DÍAZ, M.: El Códice Calixtino de la Catedral de Santiago de Compostela: Estudio codicológico y de Contenido. Centro de Estudios Jacobeos, 1988.

JIMÉNEZ, E.: Acordes en Sol e Lúa. Os Quince Órganos do Noso Santiago Vello. Consello da Cultura Galega. 1999.

LÓPEZ CALO, J.: Obras musicales de Fray José de Vaquedano. Cuadernos de Música en Compostela, 1990.

LÓPEZ CALO, J.: La Música de Galicia, en Galicia Eterna. Vol. IV. Nauta. Págs. 877-931.

LÓPEZ CALO, J.: La Música en la Catedral de Santiago. Vols. I-XI. Diputación Provincial de La Coruña. 1992-1999.

LÓPEZ CALO, J.: La Música Medieval en Galicia. Fundación Barríe de la Maza, 1982.

LÓPEZ CALO, J. y TRILLO, J.: Melchor López. Misa de Requiem. Cuadernos de Música en Compostela, 1987.

LÓPEZ CALO, J. y VILLANUEVA, C. (Eds.): El Códice Calixtino y la Música de su Tiempo. Fundación Barríe de la Maza, 2001.

TRILLO, J. y VILLANUEVA, C.: Polifonía Sacra Galega. Ediciós do Castro, 1982.

VARIOS, A.: La Música en la Catedral de Santiago en Ritmo, nº 527, 1982. Págs. 8-30.

WHITEHILL, W. y PRADO, G.: Liber Sancti Iacobi. Codex Calixtinus. 3 vols. Seminario de Estudios Gallegos, 1944.

VILLANUEVA, C.: Las Lamentaciones de Fray José de Vaquedano. Universidade de Santiago de Compostela, 1992.

VILLANUEVA, C.: El Pórtico de la Gloria. Música, Arte y Pensamiento. Universidade de Santiago de Compostela, 1988.

 

PARTITURAS

Himno al Apóstol Santiago

 

DISCOS

Órgano Mascioni de la catedral compostelana - CD Obras de órgano de Melchor López

Capilla musical de la catedral y Capela Compostelana - CD Eclesiastico Canto

Grupo Martín Códax - CD Devotio

Órgano Mascioni de la catedral compostelana - CD Colores Litúrgicos