Tres piezas de la Catedral de Santiago se exponen en la Galleria Borghese de Roma

Desde hoy se puede visitar en Roma, en la conocida Galleria Borghese, la exposición “Valadier. Esplendor en la Roma del siglo XVIII”. En ella se expondrán tres piezas de la Catedral. Se trata de la lámpara y los dos candelabros, realizadas en torno a 1762, y que ornamentan la capilla mayor de la basílica. Fueron realizadas precisamente en Roma por Luigi Valadier, famoso artista italiano (orfebre, platero, bronceador) y uno de los más grandes artistas de su tiempo, que demostró talento y creatividad. La exposición, abierta hasta el próximo 2 de febrero, está comisariada por la directora de la Galleria Borghese, Anna Coliva.

Las piezas de la Catedral se exponen junto con otras 84 y están siendo objeto de gran admiración, tanto por su tamaño como por su calidad. Fueron colocadas en la Catedral tras haber sido realizadas por Luigi Valadier en Roma, en torno a 1762. Fue un encargo del maestrescuela Diego Juan de Ulloa, quien realizó la donación a la basílica jacobea.

La lámpara fue realizada en el taller ubicado en San Luigi dei Francesi, mientras que los dos candelabros ya se hicieron en el famoso estudio al que se mudó el artista en 1762, en Via del Babuino, ambos en Roma.

La lámpara llegó a la Catedral en 1761. Sin embargo, la llegada de las otras dos obras se demoró hasta diciembre de 1765, usando para su transporte desde Italia una estrategia exenta de impuestos que conllevó su traslado en barco desde Génova a Cádiz, y desde allí al puerto de Ferrol a través de una embarcación real. Una vez en territorio gallego, hubo de construirse un carro para hacer llegar las cajas que custodiaban los candelabros a Santiago, debido a su peso. Llegados al templo y habiendo maravillado al arzobispo, este consideró oportuno que su destino fuese la Capilla Mayor.

Ahora, las tres piezas han realizado el camino a la inversa, en un traslado cuidadosamente organizado. Viajaron desmontadas, en 12 cajas, y realizaron el trayecto hasta Roma en camión (hasta Barcelona) y en barco (desde Barcelona hasta Civitavecchia, puerto cercano a Roma). En la Galleria Borghese, debido a sus grandes dimensiones (con pesos de entre 400 y 600 kg), se exhiben colocadas en unas estructuras realizadas especialmente para su exposición al público.

En la exposición se muestran otras obras de Valadier, como el bronce del San Juan Bautista de la basílica de Letrán, recientemente restaurado; pero también objetos más pequeños, como relojes, candelabros o centros de mesa.