Catedral

Historia

Bernardo el Viejo, Maestro Admirable, y Roberto, inician la construcción de la Catedral Románica en el año 1075, bajo el reinado de Alfonso VI y siendo Obispo D. Diego Peláez. Tras esta etapa inicial, diversos avatares suspenden o, cuando menos, ralentizan las obras hasta que toman un nuevo impulso en tiempos del Arzobispo Gelmírez, en el año 1100, a cargo del Maestro de Platerías; poco a poco la construcción de la Catedral irá avanzando a lo largo del siglo XII, encargándose, en 1168, al Maestro Mateo, la terminación de la misma, incluyendo el cierre occidental y la construcción del Coro en la nave mayor, de manera que en 1211 se celebra la consagración de la Basílica con la presencia de Alfonso IX.

Aunque la estructura medieval se ha mantenido en lo fundamental, a lo largo de los siglos la Catedral ha ido variando su fisonomía con la construcción en el Renacimiento del Claustro y sus espacios anejos y, sobre todo en el Barroco, en que se realizan obras como la capilla mayor, los órganos, el cierre de la cabecera o la fachada del Obradoiro entre otras importantes actuaciones. Durante el Neoclasicismo se realiza la nueva fachada de la Azabachería y en los últimos cien años se han seguido realizando diversas actuación.

Arte

Fachada del Obradoiro

La fachada occidental de la Catedral medieval ha llegado a nuestros días a través de los dibujos realizados por Vega y Verdugo. En el siglo XVI se hacen las primeras reformas de la fachada y en los primeros años del XVII, Ginés Martínez hace la escalera renacentista por la que se accede a la Catedral.

En tiempos de Vega y Verdugo, en la segunda mitad del XVII se acometen diversas intervenciones en la fachada y en las torres, aunque no será hasta 1738 cuando Fernando de Casas derribe la antigua fachada e inicie la ¡construcción de la actual, caracterizada por sus grandes vanos y una gran riqueza decorativa e iconográfica, en la que participarían importantes artistas compostelanos de la época; enmarcada por las torres de las Campanas y de la Carraca, adquiriendo una estampa universalmente conocida.

Cabecera

La Cabecera de la Catedral románica era una sucesión de capillas y puertas con apariencia irregular y asimétrica. Por ello, con la finalidad de ornamentar la cabecera y estructurar el espacio circundante, el Canónigo Vega y Verdugo proyecta un cierre para la Cabecera, trabajos que se prolongaron hasta el siglo XVIII. El resultado es un cierre ornamental de piedra, tras el que se encuentra buena parte de la estructura original, organizado en tres lienzos en los que se abren igual numero de puertas: la Puerta Real, la Puerta Santa y la de los Abades.

Fachada de la Azabachería

Sustituyendo a la medieval Fachada del Paraíso, o Francígena, derribada en 1758, la de la Azabachería, proyectada por Lucas Ferro Caaveiro, se termina, por su discípulo Domingo Lois Monteagudo, en 1769, en estilo Neoclásico, aunque mantiene algunas fórmulas barrocas. Con la destrucción de la antigua fachada, algunas de sus obras se trasladaron a la de Platerías y otras se conservan en el Museo Catedral de Santiago. Al mismo tiempo que se construyó la nueva fachada, se reorganizó todo el espacio de la actual Plaza de la Inmaculada, con la fachada del Monasterio de San Martín Pinario y el nuevo Palacio Episcopal.

Fachada de las Platerías

En el extremo sur del Crucero, se trata de la única fachada románica que queda de la Catedral, manteniendo su arquitectura original sin apenas transformaciones, a excepción de la incorporación de relieves procedentes de otras partes de la Catedral y la construcción a los lados de la Torre del Reloj y de la Fachada del Tesoro. Entre la sucesión de escenas que se representan en sus relieves, caben destacarse las correspondientes a la Vida de Cristo, ubicadas en los tímpanos: Epifanía, Flagelación, Coronación de Espinas, etc. en el del lado derecho y en el izquierdo, se narran las Tentaciones de Jesús en el desierto. Las diferencias entre los relieves indican la participación de distintos autores y la posibilidad de que se incorporaran a la fachada después del incendio de la Catedral de 1117. También destacan las escenas, colocadas sin orden aparente, del friso y de los extremos de la fachada. Algunas de estas obras proceden de la antigua Fachada del Paraíso (Norte), destruida en 1758. Santiago entre Cipreses, la Reprensión de Adán y Eva y, sobre todo, la imagen de David, del Maestro de Platerías, son algunas de las escenas más destacadas. Junto a la Fachada de Platerías se levanta la Torre del Reloj, concebida en el siglo XIV, sobre cuya base levantó Domingo de Andrade, en el barroco, la esbelta torre que alberga el reloj y las campanas.

Claustro

El claustro plateresco es uno de los principales de España, obra de Juan de Álava y de Rodrigo Gil Hontañón, de 1521 a 1559. Actualmente se encuentra incluido en el recorrido del Museo Catedral de Santiago, al igual que varias de sus dependencias anejas, como la Biblioteca, la Sala Capitular o el tesoro y la Capilla de Reliquias.

El Botafumeiro

El término en gallego “Botafumeiro” significa “el que echa humo” y se refiere al gran incensario existente en la Catedral compostelana. La primera referencia documental que se tiene del Botafumeiro es una anotación en una hoja del Códice Calixtino, en el que se le llama “Turibulum Magnum”. A lo largo de la historia hubo varios botafumeiros; actualmente hay dos ejemplares, uno en latón que data de 1851 y es obra de José Losada, sustituyó al robado durante la ocupación francesa y es el que se utiliza habitualmente. El segundo Botafumeiro es una réplica en plata del anterior y fue regalado al Apóstol por los Alféreces Provisionales en 1971. Únicamente se coloca en el crucero de la Catedral cuando funciona, guardándose habitualmente en la Biblioteca Capitular. El Botafumeiro se utiliza, o bien en las solemnidades litúrgicas de la Catedral, durante la procesión de entrada, o al finalizar la Eucaristía. Este gran incensario quiere simbolizar la verdadera actitud del creyente. Así como el humo del incienso sube hacia lo más alto de las naves del templo, así también las oraciones de los peregrinos deben alzarse hacia el corazón de Dios. Y así como el aroma del incienso perfuma toda la basílica compostelana, de igual modo el cristiano, con sus virtudes y el testimonio de su vida, debe impregnar del buen olor de Cristo, la sociedad en la que vive.

El Pórtico de la Gloria

El Rey Fernando II encarga, en 1168, al Maestro Mateo, la terminación de las obras de la Catedral compostelana, comprendiendo la construcción de los últimos tramos de las naves y el cierre occidental de la Basílica, para lo cual Mateo debe salvar el importante desnivel del terreno, lo que hace mediante la construcción de la Cripta del Pórtico; así como el Coro Pétreo que ocupaba los primeros tramos de la nave mayor. El Maestro Mateo, conjugando influencias francesas, italianas e hispanas, concibe el cierre occidental de la Catedral con un pórtico de granito policromado que, por sus características estilísticas, apunta a la transición al arte gótico: el Pórtico de la Gloria, obra cumbre del arte hispánico de su época. Según la inscripción que figura en ellos, los dinteles del Pórtico fueron colocados por el Maestro Mateo el día 1 de abril 1188. En el Pórtico se desarrolla todo un programa iconográfico inspirado en el Apocalipsis, que ilustraría, de forma práctica y comprensible, a los fieles que acudieron a la Catedral.

Ante-Tesoro

Vestíbulo con bóvedas nervadas que comunica el interior de la Catedral con la Capilla de Reliquias-Panteón Real, el Tesoro-Capilla de San Fernando y el Claustro. En él se exponen diversas piezas procedentes de ofrendas de peregrinación.

Tesoro

Originalmente comunicado con la actual Sacristía, fue “Capilla de las Reliquias” hasta que esta se trasladó, en 1641, a su ubicación actual. Durante el poco más de un siglo que tuvo esta función, las reliquias se encontraban en el Retablo-Caxonada, obra de Cornielles de Holanda que recientemente ha sido recuperado y colocado, en recuerdo de sus orígenes, en uno de los laterales de la Capilla. El Retablo, ahora musealizado, ha recuperado la función contenedora para la que fue creado, aunque mostrando una selección de piezas del Tesoro catedralicio, pues las que en su día ocuparon sus vitrinas se exhiben, con otras muchas, en el actual retablo de Reliquias. En 1677 este espacio pasó a ser Capilla de San Fernando y se colocó la imagen del Santo, obra de Juan de Seoane, que preside el altar neorrenacentista. En los laterales del altar se hallan el Tríptico que Orense regaló, en 1953, al Cardenal Quiroga Palacios y el capelo cardenalicio y, en el otro lado, el Retablo de alabastro policromado con escenas de la vida de Santiago que, en 1456, regaló el Párroco de Chal, en la Isla de Wight, John Goodyear. El Tesoro es un espacio rectangular cubierto con bóvedas de crucería asentadas sobre ménsulas. En los lunetos se conservan pinturas murales de 1536, realizadas por Pedro Noble, representando la Ascensión y la Asunción; y en las hornacinas se muestran importantes piezas de la colección de orfebrería de la catedral, como la Custodia Procesional, obra de Antonio de Arfe, o la Esclavina que hasta hace unos años vistió la imagen de Santiago que preside el altar mayor de la Basílica.

Sacristía

A través de una portada plateresca que pertenece al conjunto claustral y se encuentra situada en el brazo suroeste del crucero se accede, en primer lugar al vestíbulo y, a continuación, a la Sacristía. En ambos espacios, de hermosas arquitecturas cubiertas con bóvedas de crucería, se encuentran algunos de los mejores ejemplos de la colección de pintura de la Catedral, con obras de Gregorio Ferro, García de Bouzas, etc.

Los órganos

Ocupan la parte alta de los primeros tramos de la nave, sobre el espacio en el que se encontraba el Coro catedralicio. Fueron realizados entre los años 1705-1709 por Miguel de Romay y Antonio Alfonsín, condicionados por premisas y soluciones aportadas por Domingo de Andrade.

Puerta Santa o del Perdón

Abierta en el siglo XVI en esta ubicación, la Puerta Santa únicamente se abre durante los Años Santos Compostelanos (aquellos en que la festividad de Santiago Apóstol se celebra en domingo). Flanqueada por dos imágenes procedentes del Coro Pétreo del Maestro Mateo, las hojas de bronce se colocaron en el Año Santo 2004, representando escenas de la vida de Santiago y de la peregrinación a Compostela.

Lauda de Teodomiro

Obispo de Iria en el momento del descubrimiento de los restos del Apóstol, la lápida de Teodomiro apareció en las excavaciones arqueológicas realizadas en el brazo sur del crucero de la Catedral en el año 1955. La traducción de la inscripción es: “En este túmulo descansa el Siervo de Dios Teodomiro; Obispo de Iria Flavia que falleció en las XIII Calendas de noviembre de la era DCCCLXXXV (20 de octubre de 847).

Baptisterio

Situado en el ángulo sudeste de la planta de la Basílica, se trata de una gran pila prerrománica en la que, según la tradición, abrevó el caballo de Almanzor en 997. Desde hace unos años, sobre el muro sur se ha instalado el Calvario gótico del antiguo trascoro de la Catedral.

Capilla de Alba

Situada en el extremo noroeste del Claustro, desde el que se accede a ella, fue fundada en 1529 y destaca por su magnifico retablo, vinculado al taller del compostelano José Gambino y con la segura participación de Ferreiro. Representa la Transfiguración y, para su parte baja, se reutilizaron imágenes del taller de Mateo de Prado de un retablo anterior.

Capilla de las Reliquias y Panteón Real

Espacio abovedado con influencias del gótico burgalés, fue concebido originalmente para el Cabildo; en 1536 pasa a ser Panteón Real al trasladarse allí, desde la actual Capilla de Santa Catalina, los sepulcros reales de la corona leonesa y su familia. Remodelado en los primeros años del siglo XVII, en 1617 se convierte en Capilla de Reliquias presidida por un retablo manierista, de 1630, de Bernardo Cabrera y Gregorio Español que se perdió en un incendio en 1921. El actual retablo fue regalado por la emigración gallega en Cuba y realizado, en madera de cedro, en 1924 por Magariños. En él se exponen algunas de las piezas de orfebrería más significativas del patrimonio catedralicio.

Capilla del Cristo de Burgos

También conocida por el nombre de su fundador, el Arzobispo Pedro Carrillo, que la encargó a Melchor de Velasco entre 1662 y 1664. Tiene planta de cruz griega y está presidida por el crucifijo que le da nombre, que data del siglo XVIII, que se incrusta en el retablo, obra de Bernardo Cabrera y Mateo de Prado. En uno de los laterales se encuentra el sepulcro del Arzobispo fundador, obra de Pedro del Valle.

Capilla de la Comunión

En el espacio que ocupaba desde la primera mitad del siglo XV la Capilla de Nuestra Señora del Perdón, vinculada al Arzobispo Lope de Mendoza, se construyó, en 1769, la actual Capilla de la Comunión, patrocinada por el Arzobispo D. Bartolomé Rajoy y Losada, según proyecto arquitectónico de Miguel Ferro Caaveiro. A la capilla se accede a través de un nártex en el que se conserva la hermosa imagen gótica de la Virgen del Perdón. Se trata de una capilla de planta circular en la que ocho grandes columnas sustentan la cúpula en la que se abre un gran óculo que ilumina el espacio.

Capilla de Santa Catalina

Situada junto a la puerta de la Azabachería, ocupa la ubicación original del Panteón Real, trasladado en 1536 a la actual Capilla de Reliquias-Panteón Real. Tras sucesivas reformas, el retablo que conserva es de finales del siglo XVIII.

Capilla de San Antonio

Pequeña capilla situada junto a la Puerta de la Azabachería, su retablo es obra de Manuel de Leis, de 1729.

Capilla de San Andrés

Capilla construida en 1674 siguiendo planes de Vega y Verdugo, su utilización inicial, al tener puerta al exterior, fue como cuarto de guardias. En 1695 pasa a ser Capilla de San Andrés. Su retablo mayor, de 1707, es obra de Fernández Espantoso.

Capilla de San Nicolás

Desde el siglo XVII es vía de tránsito a la Capilla de la Corticela. Se trata de una de las pequeñas capillas absidiales de la catedral románica. Su realización se debe al Maestro Esteban, en 1105 y era la llamada “parroquia de extranjeros”, pues era la primera capilla que los peregrinos se encontraban al acceder al interior de la Catedral. Actualmente pueden apreciarse diferentes elementos arquitectónicos originales.

Capilla de “Sancti Spiritus”

Capilla de alargada planta vinculada a la familia Moscoso, cuyas armas coronan la portada, es lugar de varios enterramientos, destacando el del Obispo Moscoso, enmarcado por pinturas murales del siglo XVI representando el “Descendimiento” y asentado sobre piezas trilobuladas relacionadas con el Maestro Mateo. El retablo barroco de la Soledad es el que cerraba el trascoro de la Catedral, retirado en 1945, presidido por una imagen de la Virgen realizada en taller madrileño de 1666.

Capilla de la Corticela

Antigua fundación, del siglo IX, originalmente separada de la Catedral y actualmente unida por un corredor del siglo XVIII; la capilla fue reedificada en 1213 en relación con el taller del Maestro Mateo, destacando su portada, presidida por una Epifanía. Sustituyendo a la Capilla de San Nicolás, es la parroquia de extranjeros desde 1527.

Capilla de Prima

Capilla proyectada por Juan de Álava y realizada, en 1523, por Jácome Fernández, ocupa dos tramos de la catedral románica. Su nombre se debe al de la Cofradía de Clérigos o de Capellanes de Coro, también llamados de la Inmaculada, a quien pertenece la capilla. Es el lugar del enterramiento de Domingo de Andrade. Se destaca su retablo, obra de Simón Rodríguez, presidido por una imagen de la    Inmaculada obra de Cornielis de Holanda; y el relieve con el Descendimiento, de Diego de Sande.

Capilla de Santa Fe

Capilla de planta poligonal con sucesión de arcos de medio punto en cada uno de sus tramos, también se conoce como “de San Bartolomé”, por la fundación establecida en ella por el canónigo Rodríguez de Sotomayor en los primeros años del siglo XVI. Unos años más tarde, el maestrescuela Diego de Castilla, sobrino de Pedro I, que se entierra en un lateral de la capilla en una destacable arquitectura renacentista del Maestro Arnao. El retablo, renacentista, se relaciona con Juan de Álava. Está presidido por la Virgen del Buen Consejo, con Santiago y San Bartolomé a los lados.

Capilla de San Juan

Capilla que, hasta 1917 fue sede parroquial dedicada a San Juan; su estructura románica fue modificada para ampliar la capilla, en su cabecera, en los siglos XVI y XVII. Por ello, entre la bóveda primitiva y la nueva que, con forma de venera, remata la ampliación, se abrió una linterna de formas propias del barroco compostelano, que se atribuye a Simón Rodríguez, enterrado en esta capilla y de quien también debe ser el retablo, en el que se representan escenas de la vida de San Juan y que fue modificado en 1917 con motivo de la colocación en su parte central de la imagen de Santa Susana, nombrada copatrona de la ciudad ese año, obra de Aniceto Marinas.

Capilla de los España o de Nuestra Señora La Blanca

Capilla fundada por Juan de España a finales del siglo XIII, su estructura actual data del siglo XV, manteniendo al citado España como patrono junto a Nuestra Señora la Blanca, imagen barroca realizada por Gregorio Fernández en 1744, que preside el retablo neogótico, de 1906, realizado por Magariños. Sobre el arco de acceso a la capilla se encuentra una de las cruces de consagración de la Catedral, en 1211.

Capilla del Salvador

La capilla central de la girola, en los capiteles de la entrada se pueden leer las inscripciones “Reinando el príncipe Alfonso se construyó esta obra” y “En tiempos del Obispo Diego se comenzó esta obra”, fechadas en el año 1075. El retablo, de piedra policromada es obra de Juan de Álava y data del año 1532, presidiéndolo una imagen gótica del Salvador mostrando sus llagas. Esta capilla, que también recibe el nombre de “del rey de Francia”, era en la que los antiguos peregrinos a Compostela podían confesarse en diferentes idiomas y recibir la Compostela.

Capilla de San Pedro

Capilla que mantiene casi intacta su fábrica medieval, se encuentra situada junto a la Puerta Santa. Lugar de enterramiento de Dª Mencía de Andrade, que se hizo cargo de los gastos de la Capilla en 1571. De esta época destacan las pinturas murales, aparecidas tras una restauración en 1998 y el sepulcro de Dª Mencía, obra de Juan B. Celma. El retablo, de 1731, fue proyectado por Fernando de Casas, con la imagen de la Azucena en su hornacina principal, por lo que esta capilla también recibe este nombre.

Capilla de Mondragón

Capilla fundada en 1521 por el Canónigo Juan de Mondragón, también es conocida como Capilla de la Piedad o de la Santa Cruz (pues su patronato depende del marquesado de Santa Cruz). Destaca el magnífico retablo que preside la capilla, obra sevillana del borgoñón Miguel Perrín, de 1526, realizado en terracota representando la Lamentación ante Cristo Muerto

Capilla del Pilar

Inicialmente concebida como nueva Sacristía de la Catedral, Domingo de Andrade inició su construcción en el espacio que hasta entonces ocupaban la Capilla de San Andrés y la de San Martín o San Fructuoso. Fernando de Casas sustituyó a Andrade en la dirección de las obras en 1711; y dos años después, el Arzobispo Monroy decidió cambiar la Sacristía por la Capilla del Pilar, asumiendo él los costes de las obras. En 1719, cuatro años después de la muerte de Monroy, cuyo enterramiento se encuentra en un lateral, finaliza la construcción de la nueva Capilla, cuya cuidada decoración no finaliza hasta 1723. La capilla destaca por su riqueza ornamental y de materiales, utilizándose mármoles y jaspes; especialmente en su retablo, realizado por Miguel de Romay y presidido por la Aparición de la Virgen del Pilar al Apóstol Santiago, las cajoneras de madera nobles que rodean la capilla y la cúpula octogonal con decoración jacobea y heráldica.

Capilla Mayor

Aunque con abundantes modificaciones que se le han ido realizando a lo largo de los siglos, la Capilla Mayor de la Catedral mantiene su estructura románica esencial, condicionada por la ubicación, en la parte inferior, de la Tumba de Santiago Apóstol. En la actualidad la Capilla Mayor está protagonizada por dos elementos principales:  -En platal barroco realizado por el salmantino Juan de Figueroa en los años finales del siglo XVII gracias al mecenazgo del Arzobispo Monroy. El conjunto enmarca la imagen pétrea de Santiago Sedente, obra del taller del Maestro Mateo de los primeros años del siglo XIII, revestido con la esclavina de plata, al que los peregrinos y fieles abrazan accediendo por las escaleras situadas en la girola. -El Baldaquino, sustentado por ángeles, es obra de Domingo de Andrade según los deseos de Vega y Verdugo. En el crucero, en el acceso a la Capilla Mayor, se encuentran los púlpitos de bronce, obra de Juan Bautista Celma

El Apóstol Santiago

El Apóstol Santiago el Mayor es uno de los doce discípulos de Jesucristo. Hermano de Juan, el Evangelista, es hijo de Zebedeo y María Salomé. Juntamente con Pedro y Juan, pertenece al grupo de los tres discípulos privilegiados que fueron admitidos por Jesús a los momentos importantes de su vida, como su agonía en el huerto de Getsemaní y en el acontecimiento de la Transfiguración. Según los Hechos de los Apóstoles, Santiago fue el primer Apóstol martirizado, degollado por orden de Herodes Agripa hacia el año 43 en Jerusalén. La tradición relata como su cuerpo es trasladado por mar hasta tierras gallegas, siendo enterrado en un bosque, donde hoy se levanta la Catedral.

A continuación, se puede ampliar información sobre la historia y el culto al Apóstol Santiago con este extracto de “Iacobus”, catálogo de la exposición del mismo nombre, que acogió la Catedral de Santiago en 2013. Texto de Segundo L. Pérez, Deán de la Catedral de Santiago.

Ver documento

Iconografía

Santiago, el Apóstol

Es la representación más antigua, con túnica, pies descalzos y en las manos el libro del Nuevo Testamento. Así lo contemplamos en el camarín del altar mayor (aunque modificado en el siglo XVII con añadidos más propios de la indumentaria de un peregrino) y en el parteluz del Pórtico de la Gloria.

Santiago, el peregrino

Quizás sea la representación más difundida, puede ir calzado o descalzo, con túnica, manto, esclavina y bordón, a imitación de los peregrinos medievales. Suele portar sombrero, calabaza y concha de vieira. Es la imagen que corona el camarín del altar mayor y que es adorada por las figuras de dos reyes y la que preside la fachada del Obradoiro.

Santiago, el caballero

Como guerrero aparece montado a caballo, en posición de ataque y blandiendo espada. Es una iconografía que se extiende en el contexto de la Reconquista, a imitación de la representación del relieve del tímpano de Clavijo en la catedral compostelana, y que alcanza gran popularidad en el siglo XVI. Un Santiago Caballero corona el baldaquino del altar mayor y preside su capilla propia en la nave norte.